Geografía

Ceclavín está situado en la ribera del Tajo, al Noroeste de la capital, de la que dista aproximadamente 80 Km. por carretera, y a 12 Km. aproximadamente del Río Eljas, frontera natural con Portugal. Su ubicación corresponde con las coordenadas geográficas 38º 49' 15'' Norte y 6º 46' 20'' Oeste. Cuenta con una superficie de 159.49 km2. Se trata de un pueblo situado a unos 370 m. sobre el nivel del mar, rodeado por un conjunto de colinas y delimitado por los ríos Tajo, Alagón y Fresnedosa. Al Norte, está limitado por la Sierra Baja de San Pablo (Solana), que lo separa del término de Cachorrilla; al Este, la Rivera del Fresnedosa lo separa de Acehuche; al Sur-Suroeste, el Tajo lo separa de Alcántara; y por último, el Río Alagón lo separa del término de Zarza La Mayor por el Oeste.
Geográficamente, Ceclavín se encuentra enmarcado dentro de la Comarca Valle del Alagón, justo entre la confluencia del Alagón con el Tajo. El Alagón constituye un verdadero eje vertebrador de esta comarca, a lo largo del cual se presenta una gran variabilidad de unidades paisajísticas. La orografía de la zona está caracterizada por la presencia de relieves suaves y poco pronunciados, con cotas entre los 340-400 metros de altitud. Tan solo destacan los relieves que forman parte de las Sierras de La Solana (502 m.) y La Sierra Madre del Agua (461 m), enmarcadas dentro de los que viene a ser el pie de monte del Sistema Central.
El término de Ceclavín esta comunicado por tierra mediante las siguientes vías: La carretera EX-372, perteneciente a la Red Autonómica Local, une Ceclavín con Portezuelo, y permite enlazar con la EX-109 y con la EX-117 para conectar con Zarza la Mayor, ambas incluidas dentro de la Red Autonómica Básica.


Otras dos carreteras de rango menor que conectan a Ceclavín son la CC-39, que se dirige hacia el Suroeste para morir en el embalse de Alcántara, y la CC-49, que comunica con Portaje y alcanza también hasta la EX-109.
Los caminos existentes presentan una configuración que responde al contexto en el que fueron apareciendo, en función de la existencia de pastos, cursos de agua, y en general los que se fueron haciendo necesarios para el cada vez mayor tránsito de personas, animales y mercancías.


Muchas de las antiguas vías de comunicación fueron modificadas o absorbidas por otro fenómeno de gran importancia en el municipio, la concentración y proliferación de grandes latifundios y propietarios del terreno de la localidad, que muchas veces no han dudado en usurpar el uso público desde antiguo de un camino.
Por último hay que citar la intrincada red de caminos locales que vertebran el municipio, serpenteando entre los ríos y arroyos, y confluyendo entorno a los de más entidad (Camino de Alcántara, de las Aceñas, de la Orden, de la "luz", etc.)


El lugar goza de un clima "Mediterráneo" en el que una estación de verano calurosa y marcadamente seca, contrasta con la de invierno, mucho más fría. La transición de una a otra se realiza pasando por una primavera y un otoño en los que se suavizan esos contrastes. Como consecuencia de su escasa altitud y de su relativa proximidad con el Atlántico, el clima viene caracterizado por una temperatura media anual elevada, que oscila entre los 16-17 ºC, con una media entre 7-8 ºC para el mes más frío y una media entre 24-28 ºC para el más caluroso. La precipitación media anual es de unos 600 mm, presentando un periodo de lluvias en otoño e invierno principalmente, relacionado con las borrascas procedentes del Atlántico, aunque también existen algunos aportes pluviométricos importantes al comienzo de la primavera.
Las especies vegetales de Ceclavín no difieren gran cosa de las que se pueden encontrar en el resto de la comarca. Un elemento que domina sobre el resto, es la Encina (Quercus ilex). Los encinares vienen a ser la vegetación clímax de la región. Las hay en la Dehesa Boyal en abundancia y, repartidas por el resto de sus tierras, constituyen bosques aislados entre campos de cultivos y pastos privados. Ya en las zonas de sierra hace acto de presencia el Alcornoque (Quercus suber).


Otro elemento que abunda sobremanera es la Jara Pringosa (Cistus ladanifer), que cubre gran porción de terreno.
Se trata de una especie característica normalmente de espacios degradados, a menudo por la mano del hombre, propia de procesos de sustitución del bosque original, en los que los suelos son pobres y erosionados, si bien sus formaciones sirven de refugio a varias especies de animales.


Abunda también la Aulaga (Genista hirsuta) que en Ceclavín toma el nombre de "albolarga"; se trata de un arbusto espinoso ampliamente distribuido en el Norte y Oeste del término municipal.
Por último, podemos encontrar en las sierras y umbrías del Norte del municipio vegetación y arbustos más propios de latitudes serranas como: Espino Blanco (Rataegus pentagyna), Madroño (Arbutus unedo), Durillo (Viburnum tinus), Labiérnago (Phyllirea angustifolia), Brezo blanco (Erica arborea), Rosal silvestre (Rosa canina), así como Alcornoques (Quercus súber), Tamujo (Securinega tinctoria) e incluso Quejigo (Quercus faginea).
Tal como ha sido mencionado anteriormente, la vegetación propia de la zona de ribera del río Alagón fue sumergida por las aguas del embalse. Los restos de vegetación ribereña que han prevalecido, se han visto sometidos a los efectos negativos de la introducción de cultivos adyacentes.


Merece ser destacado otro aspecto, y es la existencia de amplias zonas de repoblaciones forestales en las que se han introducido Eucaliptos (Eucaliptus ssp.), como es el caso de las sierras de Pedroso de Acim o terrenos de la Serrana. Estas repoblaciones han tenido un carácter puramente productivista, orientado a la producción de madera, sin consideración de las características ecológicas del espacio circundante, ya que se trata de una especie alóctona muy perjudicial para la ecología del sustrato en el que se asientan (se desarrollan con enorme rapidez y producen acidificación del medio edafológico, impidiendo así la existencia o crecimiento de otras especies autóctonas, son muy sensibles a los incendios, con lo que se agravan sus efectos,…).
Más cerca del pueblo, y formando parte ya de un contexto humanizado, se concentran cultivos de vid, de árboles frutales, como almendros e higueras, y de olivos en el paraje conocido como "Las Viñas".

 

Ver Carta de Antonio Ponz: VIAJE POR EXTREMADURA TOMO VIII CARTA II.